soluciones provisionales

Italia es insostenible, otro ejemplo de precariedad laboral, un espejo de feria de mi amado país. En Islandia son felices. La vecina península, que plaga los libros de historia, que guarda la cuna de las civilizaciones que fue el mundo entero, como nosotros. Es ahora un malgastado bochorno de flaquezas que exprime su último aliento. Allí como aquí hay miles de opciones, las opciones de vida del siglo XXI, disfrazadas por la instrucción católica, el qué dirán, por el estigma, por la hipocresía. Es como las elecciones en China, no hay democracia con un partido único. Aquí es lo mismo, hay tantas opciones de vida, que nos engañamos pensando que todas son posibles o incluso adecuadas. La capacidad de elección no hace feliz al hombre, lo digo yo y un psicólogo al que escuché en mis ratos muertos de la cinco de la mañana. Ya no tengo que hacer lo que se espera de mí, tal si fuera mi madre, el camino estaba marcado, una sola autovía, que en realidad sigue siendo la única que hay. Lo que pasa es que ahora te ponen un montón de carteles en los arcenes. Salidas, vías de servicio, anuncios, gasolineras, mesones, pueblos fantasma. No nos dejemos engañar. No seamos ni clínex ni putas.

Éste no es el sistema. Éste no lo es. Por mucho que sea el imperante. En Islandia son felices, a pesar de la naturaleza adversa, de los divorcios, de la desmilitarización, o quizá gracias a todo ello. Gracias a que superaron la egocéntrica adolescencia, de imitar en vez de crecer, de llorar por los rincones en plan nihilista, que el mundo se acaba mañana, pero eres tú el que se acaba el mundo sigue y se lo dejas al siguiente, como Malasaña los domingos por la mañana. Joder, qué egoísmo, y encima nos vamos escondiendo de quienes somos. De verdad, qué adolescencia. En estas preciosas penínsulas bañadas de Mediterráneo la apatía parece ser el resultado al inconformismo. Otro lo hará. Islandia, cómo no una isla, con nombre de isla, la tierra de las islas. Donde han aprendido de verdad que evolucionar, mejorar, sincerarnos, es un proyecto a largo plazo. No me cuentes milongas, remángate, ponte en serio, no te limpies los zapatos sólo por delante. Fíjate quienes fuimos, pero mucho más importante es cuidar quienes vayamos a ser.

Anuncios

8 comentarios to “soluciones provisionales”

  1. Audrey Says:

    Puf…vaya tela…como anda el patio….
    Estás peor de lo que pensaba, has dejado tu vida interior para salir el espacio sideral y contárnoslo???
    😉 MUak

  2. Maldita_Rebeca Says:

    En un mundo sideral
    Nos atrevemos a ser viejos
    Nos atrevemos a ser jóvenes
    Cautivos o aventureros
    En un mundo escrito con tinta china en papel cuché
    Discernimos qué hacer
    ¿Lo que se hizo lo que hicieron
    lo que los demás hacen Pero no es lo nuestro
    Es difícil explicarlo
    Cuanto más sé
    Menos discierno
    Es como conocer a alguien
    Al poquito puedes decir cómo es
    Si alto o bajo
    Rubia o fea
    Buena gente o trepador
    Inconformista o absolutista
    Pero ya cuando le conoces mucho más que eso
    Cuando ya puedes bucear entre sus venas
    Y atreverte a pedir por él sin preguntar
    Entonces no sabrías qué decir
    Entonces no importa si es alto o baja
    Entonces es difícil apellidar [como yo escribí un día]
    Ya no es una tierra con sus países
    Es ya todo un universo
    Con distintas gravedades desconocidas
    Pero de una existencia científicamente probada
    Así es en general este mundo sideral
    Desconocido y empíricamente demostrado
    Hay una necesidad y un capricho
    Un bochorno y orgullo
    Una carencia y un derroche
    Entre Bután y Como
    Entre el desconocimiento y el aprendizaje

    Sigamos bañándonos en el mar
    Dejemos de ser Peter Pan
    En este mundo de Michael Jackson’s*

    *[de Maruja Torres]

  3. Juan Says:

    Un periodista que estaba entrevistando a Manuel Azaña le preguntó: “….¿pero usted cree don Manuel que la libertad hace felices a los hombres?”. Él respondió: “Yo no sé si los hace más felices, pero sé que los hace más hombres”.

    Lo importante es vivir en un mundo donde puedes elegir, donde puedes montarte tu vida como quieras. Claro que eso exige responsabilidad y asumir ciertos riesgos. Pero esa es la manera de vivir plenamente.

    ¿Que te agobia la ciudad y el ruido? Vete al campo. ¿Que te aburre el campo? Conectate a internet. ¿Que te aburre el mundo virtual? Viaja. ¿Que quieres sosiego y paz interior? Métete en un convento (dicen que las monjas de clausura son muy felices). ¿Que quieres vida social? Vete a la ciudad. Tú eliges.

  4. maldita Says:

    yaya…. yo no hablo de la libertad para elegir, si no del engaño de las opciones que te dan para elegir. Puedo elegir solo entre dos y ser más libre que si puedo elegir entre 100.000

  5. Juan Says:

    Algún día me explicarás esa paradoja.

  6. Betty Says:

    Creo que Juan no entendió nada. La libertad nos hace más hombres. Es cierto, Juan, pero eso es sólo una frase. De qué libertad estamos hablando? De poder decidir en qué plaza del centro hacemos el botellón de turno. ¿De pasar de todo? ¿La libertad de no comprometernos con nada? Aunque tampoco creo que la opción sea el partido único chino, of course. Pero es muy simple pensar que la libertad es movernos, al campo, a la ciudad o tener internet. Tener tener tener…No quiero que esa sea mi Libertad.

  7. Juan Says:

    Libertad para escoger qué haces con tu vida. Escoger con qué te comprometes, con quién te relacionas, de qué pasas y de qué no. Elegirlo TÚ, bajo tu responsabilidad y asumiendo los riesgos. Si quieres consumir, consumes, tú eliges qué. Si no quieres consumir no consumes. Lo que a mí no me gusta, básicamente, es la actitud de: “Oh, Estado supersabio, dinos qué es lo mejor que podemos consumir y oblíganos a todos a consumirlo”. O bien “dinos que es muy malo consumir, y prohíbenos a todos consumirlo”. Un ejemplo:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2004/04/13/comunicacion/1081866371.html

    Otro ejemplo serían las drogas.

    Y recalco que no hago una apología del consumismo bobalicón. Al contrario. De la responsabilidad. Yo personalmente cada vez me lo pienso más antes de comprar cosas, y cada vez procuro informarme mejor. Yo no tengo televisión en mi casa, por ejemplo (una extravagancia, probablemente). Pero es porque yo quiero.

    Y por supuesto sé que el 90% ( y me quedo corto ) de la comida que se anuncia en televisión es poco recomendable nutricionalmente.

  8. Maldita_Rebeca Says:

    a ver… contigo siempre llego al mismo punto que es la impotencia de no poder responderte por escrito, a lo que me acabas de decir yo no puedo contestarte si no es con las manos, un cigarro, un parque, la barra de un bar, o en una cena en mi casa o en la cola del bus, así por escrito no me da, no me explico, así que el debate lo dejo para la vida real…que no es esta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: