Archive for 31 diciembre 2007

Maldito calendario, sin zapatos de tacón

diciembre 31, 2007

cigarro2.jpg

Ajetreo constante. El día D a la hora H, aquí estoy SOLA. Sin ganas. Sentada. Cansada. Cansancio acumulado de un Madrid alcohólico, abierto, degenerado, amable, cansino, acogedor, entusiasta, perdido. Perdida. Mira atrás y he subido un par de escalonas y estoy en el mismo sitio.

“¿hacer balance de los bueno y malo” ahora mismo suenan diez campanadas del reloj de cuco de la vecina. Camarera, picadora, redactora, amante, novia, amiga, escondite de escapada. Un poquito de todo, que al final queda en nada. Puta melancolía. Maldito vacío. Los chinos dijeron que éste era mi año y yo no me enteré. Un poquito de todo, que la final queda en nada. He descubierto, he conocido, he dejado, me apartaron, me recogieron de la cuneta, besé sin saber, comí sin hambre, bebí por vicio y soñé por costumbre. Reí, casi no lloré. Quise, casi no amé. Me quedé, casi no viajé. Marqué, casi nunca hablé. Vencí, casi nunca gané. Y me subo a la mesa y me giro y me mareo y me siento.

Ahora me ducharé sin ganas, dudaré si quedarme a ver una película, porque las uvas ya me las comí ayer, sin campanadas porque como siempre los diarios mienten, y no hablan de ti, y en Sol no se oía nada).

Esta es una noche más que como dice Juan Wes los que lo damos todo hoy no hace falta que nos esforcemos. La obligación de pasárselo bien, qué coñazo. Ans that’s all folks. <otro año con rima> otro begin the begin otra agenda vacía.

He llamado a ti, al otro tú y a los otros

Mañana cambia el calendario pero yo no seré más fiable ni más puntual ni más amada ni más ni menos yo. Sin más con menos.

Me voy a duchar, para reunirme como todos lo demás. Para hacer lo que toque. Como cada día, con la fecha que lleve.

Anuncios

“Pedimos encarecidamente que no desvelen a aquellos amigos que no hayan visto la película el secreto final de testigo de cargo

diciembre 29, 2007

testugo.jpg 
No lo contéis, guardadlo, que los niños sigan confiando, que la vida no tenga un final pactado, que el mañana se pueda convertir en un pensamiento de paso. Que las hechiceras y adivinantes no se merezcan propina, que pueda ser hoy mañana ayer o nunca cuando descubramos el secreto o estrenemos el abrigo o mejoremos el segundo o entremezclemos nuestras manos. No lo digáis por ahí, quedáoslo para vosotros solos, guardad el secreto final, la última palabra, la señal escondida, el instante que demuestra que vale la pena llegar hasta el final.
¿y qué pasa cuando no hay TESTIGO DE CARGO, no hay oreja ni confesionario ni cuarto de baño donde contar [por desesperación egoísmo desquite o necesidad] el secreto?
FINAL

al pan, pan y al vino, vino

diciembre 20, 2007
lia.jpg 
¿hay que esperar a ser viejo para volver a no callarse?
conversaciones tras las puertas
quejas escondidas
huelgas japonesas
está todo por hacer
aunque haya mucho construido
¿hay que buscar otra generación dentro de los dormidos?

porque este alguien me cuida las penas

diciembre 20, 2007

carlos.jpg

fui a escuchar música cubana
pero nadie me enseñó a bailar

Ahora llueve y tengo los pies fríos
y como sopa en vaso los días perennes

voy dos veces al cine los miércoles
y camino despacio por calles estreñidas

Si tuviera cámara
fotografiaría al violonchelista de la fnac
que luchaba contra villancicos de viento
entre conversaciones de ascensor navideño

Y me quedo en un stand by
y me dicen aquello que dije de
-de hacerlo, hacerlo entero-
pero hace demasiado frío para cocinar
tartas de queso

Así que camino despacio
y corro cuando no tengo prisa
y la calma huye en forma de verso
que sin tus labios no reclama poesía

y no me arrepiento de escribir y quemarme
aunque escuche de nuevo a sabina
se me alejan los plazos para alzarme
y gritar donde ya no hay salida

que el por quién se ha quedado sin nombre
que el quizás es aún todavía

me quedé sin bailar a tu lado
me marché susurrando tu abrigo

caminé muy despacio en la noche
me espantó el rugido de un coche
que silbaba -sáltate esta salida-

miraré de nuevo al futuro que me obliga
a mirar hacia arriba
porque sentir es despertarse viva
porque con eso me conformo en la vida

con que alguien de repente aparezca
y te trastoque de alguna manera (more…)

absurdo

diciembre 12, 2007

hojas.jpg

Los grandes inventos del siglo XXI. El vacío, la mentira, el pasaporte.
El sexo es un instinto primario, una satisfacción, una necesidad. Un precio, una posesión, un negocio.
Las palabras un modo de experión, una forma de incomunicación.
Las manos, la caricia, el abrigo, el placer. El dolor, la violencia, la fuerza, cállate.
El nombre, un instrumento, un papel que me permite ser yo. La identidad, el absurdo de no ser mientras alguien no lo cerciore. Un listado, una suerte, un privilegio.
La tierra, un frontera. La paz, un invento. La guerra, un holograma.
Los medios de comunicación, un medio de aislamiento. Lo absurdo, la casualidad, la historia, un recuerdo. No lo entiendo.
La vida un precio.
El DNI, el certificado, las banderas, menudo invento. No somos más que carne y hueso.
El orden, el sistema, la seguridad. El dinero. Otro invento.

A sangre fría

diciembre 1, 2007
Tenía la misma edad que yo. Como yo un sábado por la mañana estaba trabajando, tomándose el primer café de la mañana. A sangre fría, a bocajarro, de espaldas, rápido, con el miedo, la indiferencia, la impasibilidad de un asesino. Le mató. Con los mismo años vividos, aunque distintos. Ha muerto. Yo lo conté y no me he dado cuenta de lo que contaba. Con la impasibilidad de alguien a quien pagan por contar lo que no le ha tocado vivir.
Su compañero, cosido a balas, por la duda, el temor, todavía fértil conciencia que intenta ser aplacada. Su compañero, con la perturbabilidad de un principiante, ha destrozado pero no ha sabido aniquilar.
Y aquí seguimos imperturbables, acorazados, enajenados, bloqueados como si la vida y la muerte fueran una misma cosa. Como si lo que no nos toca vivir no nos importa cuando en realidad nos debería volver locos.
Sin razón, sin por qué, sin justificados para la muerte injustificada.
El silencio. El irse para siempre.
Sin perdón no es mala suerte. Es maldita gente. Es de verdad no tener corazón ni alma ni razón.
1 de diciembre de 2007