Qué felicidad más tonta


Amanezco en acera con los tobillos al aire y hace más fresco de lo que esperaba
Pero no tengo frío
Llego al trabajo con una sonrisa en la cara y una canción el boca
Y me riñen por llegar tarde
Pero no me importa
Tengo para comer una rancia ensalada con desechos de vegetables podridos
Pero no me importa
Un largo día se avecina trabajo, curso, metro, línea desesperante
Pero no me amedranto.
No me importa, hoy la sonrisa es mía pase lo que pase.
Podrá ser lunes, podré perder el tren, que me robe un pandillero juvenil, que no sirvan de nada las fotos que he hecho, que me insulten, oídos sordos, que me time mi compañía de teléfonos, que me atropelle un autobús si quiere, me voy a levantar ilesa.
Que se caiga el mundo si no puede resistir,
Pero yo hoy voy a ser feliz.
Porque todo día tiene un final y el mío pase o que pase va a terminar en sonrisa, que no voy a dejar de practicar.

Una respuesta to “Qué felicidad más tonta”

  1. rebeca Says:

    soy una estupida
    jajajajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: